Rachel Morrison

El próximo 4 de marzo se celebra la 90ª Gala de entrega de los premios Oscar y este año va a ser la primera vez que una mujer opte al galardón en la categoría de Mejor Fotografía.

Rachel Morrison, nacida en Massachusetts en 1978 y miembro de la American Society of Cinematographers (ASC) desde 2017, dire de foto de películas como Sound of my voice o el nuevo Marvel Black Panther, es la primera mujer nominada al Oscar por su trabajo en Mudbound (Dee Rees, 2017), drama sureño ambientado en Mississippi en los últimos años de la Segunda Guerra Mundial. Peli muy literaria en el buen sentido, con mucha voz en off de distintos personajes estupendamente integrada, que suma, y una atmósfera de sur muy crepuscular.

La fotografía es una barbaridad, Rachel Morrison combina la cámara más clásica de movimientos sutiles con la cámara al hombro de un cine más independiente e inmediato, incluido algún enfoque de óptica en tiempo real a lo bestia. Pero todo está en su sitio. La luz es muy naturalista en todo momento, me encanta que los interiores sean tan oscuros y que en las secuencias de la granja se subraye que no hay luz artificial o simplemente hay un par de candiles. Si no se ve todo, no se ve. Y eso es algo que en dirección de fotografía me gusta mucho. La sombra es bonita. En esa línea también está tratada la noche en exteriores, con personajes situados cerca de las velas y la luz de la noche manchando parte de los fondos.

Sin embargo lo que más me ha gustado ha sido el absoluto gusto para escoger las horas del día en las que se rodaban determinadas secuencias. Porque hay atardeceres brutales, en un paisaje que da la sensación de estar siempre nublado, pero también hay secuencias rodadas en ese justo momento en el que se ha ido el sol y todavía no es de noche, en el que ya no se ve con claridad y la atmósfera se vuelve un poco más fría. Y todo rodado en anamórfico con ópticas Panavision, una brutalidad.

Hasta el 4 de marzo no sabremos si Rachel Morrison será además la primera mujer en llevarse la estatuilla a la Mejor Fotografía. Sería genial que sí compitiendo con bestias como Roger Deakins, Bruno Delbonnel o Hoye van Hoytema. Aunque como Deakins (14 nominaciones y ningún premio), no creo que necesite ganar para demostrar su enorme talento, porque creo que esto ha abierto ya otro camino más para que se reconozca el de otras muchas directoras de fotografía como Reed Morano, Ellen Kuras, Julie Kirkwood, Rita Noriega o Agnès Piqué.

Podéis seguir a Rachel Morrison en Instagram, por cierto: https://www.instagram.com/rmorrison